Portada del sitio > الأخبار

? codicia la clientela de la farmacia saharaui nocturna de El Aaún

? codicia la clientela de la farmacia saharaui nocturna de El Aaún

Todas las versiones de este artículo: [عربي] [Español] [français]

29 de julio de 2017

?Quién codicia la clientela de la farmacia saharaui nocturna de El Aaún

Salek Abdelmajid Mohamed es farmacéutico en El Aaún. Empezó a ejercer su oficio en 1974, cuando el Sahara Occidental estaba bajo ocupación española. Saharaui nacido en 1958, posee por lo tanto documentos de identidad españoles.

Desde 1992, su farmacia, sita en la calle Hassan 1, en el barrio de Hay Hadiari, abre todos los días de la semana de 22 h a 9 h. Presta un gran servicio, y tiene el reconocimiento de la población saharaui.

Tras 43años de rigurosa actividad profesional pero también de compromiso, puesto que es el responsable del almacén de medicamentos de El Ayún, incomprensibles ataques administrativos, policiales y judiciales se acumulan contra él desde principios de este año 2017.

En primer lugar, surgieron el Sindicato Nacional de Farmacéuticos de Casablanca y la Asociación de Farmacéuticos de El Ayún. Presentaron una denuncia contra SalekAbdelmajid Mohamed (en adelante, Salek) ante el Procurador del rey de Marruecos (el fiscal). El motivo de la denuncia fue vender medicamentos sin autorización. Poco después, a modo de respuesta a estas acusaciones sin fundamento, el Gobernador de El Ayún, YahdihBoucha’ab convoca a Salek a su despacho para proponerle el cierre de su farmacia a cambio de 4 tarjetas de promoción nacional y una parafarmacia.

Salekrechaza y se explica. No es el mismo trabajo y no le interesa. No tiene ninguna razón para cambiar de trabajo.

Las intimidaciones administrativas y policiales se suceden. Salek es obligado a cerrar su farmacia sin que le sea entregada notificación alguna de “decisión de interdicción”. El Pachá responde a sus peticiones por una afirmación: son órdenes. Cada intento de reapertura es impedido a la fuerza sin justificación.

El 24 de febrero de 2017, el Sindicato Nacional de Farmacéuticos y la Asociación de Farmacéuticos de El Ayúnpresentanotra demanda contra Salek. No le informan de los cargos hasta que llega a la audiencia ante el tribunal, el 4 de abril: venta de medicamentos sin autorización. Salek rechaza esta acusación presentada sin pruebas.

Se le condena a dos meses de cárcel condicional, y a multas de 20.000 dirhams para el sindicato y la asociación. Salek recurre y mantiene la farmacia abierta durante todo el mes de Ramadán, en junio de 2017.

A finales de junio, una nueva demanda, esta vez de una persona que le acusa de vender “drogas sin receta médica” le valen una nueva audiencia. Los acusadores son Khattari El Aaloui et la SraAhlam.

Presenta el registro en el que quedan consignados todos los nombres de los clientes que han comprado con receta medicamentos calificados médicamente como “drogas” desde 1995 hasta el 28 de junio de 2017. Este registro responde a una obligación legal que ha respetado escrupulosamente.

Le detienen el 3 de julio de 2017. Le interroga la policía judicial durante dos días, manteniéndole en prisión preventiva. En esos momentos no puede contactar ni con su familia ni con su abogado ni con la Embajada española -puesto que tiene la nacionalidad española.

El procurador del rey marroquí ante quien ha comparecido le envía a la cárcel negra.

En una nueva comparecencia de 7 de julio, el procurador y el acusador El AlaouiKhattari intentan convencerle para que acepte 4 tarjetas de promoción nacional, el cargo de Cheij -es decir, informador de las autoridades marroquíes, funcionario del Ministerio del lnterior- con un salario mensual de 25.000 dirhams (unos 2.280 euros).

Salek rechaza, y le llevan de nuevo a la Cárcel Negra.

El 13 de julio, el Tribunal de Primera Instancia pronuncia un veredicto de 6 meses de cárcel condicional y la obligación de cierre provisional de la farmacia hasta que se aclare la situación jurídica.

La situación jurídica en cuestión no ha sido dada a conocer al farmacéutico.

El recorrido vital de Salekparece, al contrario, garantía de su integridad.

En marzo de 1974, con el Bachillerato, entra en prácticas en la farmacia del español UmbertoRodríguez. En 1975, Umberto le pide que haga gestiones para obtener un carnet de identidad español, y le afilia a la Seguridad Social. También le propone que vaya a España a trabajar y continúe allí sus estudios. Pero Salek es el sostén de su familia, y su madre no le deja ir.

En junio de 1975, el Gobernador español del Sahara Occidental, el general Salazar, le concede una autorización para gestionar una farmacia.

En 1977, tras el paso de la ocupación española a la ocupación marroquí, el Gobernador Ahmed Bensouda y su adjunto Said Ouasso confirman oralmente que el español Juan Umberto “hijo de Rodríguez”, los saharauis Sbaiti Mohamed y SalekAbdelmajid Mohamed están autorizados por Marruecos para trabajar.

En 1986, el español Juan Umberto decide dejar El Ayún para instalarse en las Islas Canarias y vende su farmacia a Salek.

Salek no ha podido obtener la nacionalidad marroquí hasta 1988 y un pasaporte en 1998. Marruecos le atribuye el nombre de SalekHmaima. Hasta 1999 no puede desplazarse a España para proseguir sus estudios. En 2002, obtiene el diploma de Asistente de Laboratorio del Instituto Americano de Madrid.

A partir de 2007, se hace cargo de la farmacia solo con la ayuda de una asistente.

Uno de los reproches que el juez ha adelantado contra Salek es su desconocimiento del idioma francés, utilizado mucho en las recetas de medicamentos. Este argumento ha sido refutado por Salek utilizando el sentido común. Las lenguas francesa y española son cercanas, utilizan el mismo alfabeto, y su larga práctica hace que, aunque Salek no hable francés, lo sepa leer y lo entienda.

Tras unas rápidas investigaciones llevadas a cabo por l’Équipe, parece que numerosos farmacéuticos marroquíes de El Ayún tienen diplomas obtenidos en Ucrania sin que sea puesta en cuestión su capacidad para leer el francés.

Salek está sin empleo, tras el cierre arbitrario de su farmacia.

Un farmacéutico marroquí contesta a nuestras preguntas y explica bajo promesa de anonimato que no hay ningún problema administrativo ni de suministro de medicamentos por los dos laboratorios titulados, Sremed y Sorepha, de Agadir. Otro supone que los ataques contra Salek vienen de farmacéuticos marroquíes, deseosos de que cierre la farmacia para recuperar la clientela saharaui que deposita toda su confianza en Salek.

ÉquipeMédia estará vigilante para proporcionar cualquier información complementaria relativa a este asunto que priva a una parte dela población de El Ayún de un servicio sanitario indispensable, sobre todo en las situaciones de urgencias nocturnas. No es la primera vez que la colonización marroquí, imponiendo su funcionamiento corrupto en la parte ocupada del Sahara Occidental, actúa de esta manera. Sin embargo, es novedad que el blanco sea un servicio de atención médica, sin relación con la política.

ÉquipeMédia, Sahara Occidental, El Ayún ocupada

28 de julio de 2017

* Tarjeta de promoción nacional: subvención de subsistencia de 2.100 dh mensuales (unos 185 euros) a cambio de trabajos de limpieza. El Wali dispone arbitrariamente de su adjudicación.

Comentarios

Audiovisuel

Más noticias